La verdadera identidad de la AVT

Leo en Periodismo Incendario un extracto de la entrevista a una victima de ETA, que es del PSOE y que para la AVT es una “victima de segunda” ya que esta asociación no le tiene en cuenta a la hora de manifestarse. Como él mismo cuenta, los de la AVT no se presentaron en su juicio, lo que no le sorprendió pero despues al ver a Alcaraz en compañía del nazi de Ynestrillas (otro asesino) si le dolió.

Yo he procurado guardar muchas cosas. No he querido poner mi condición de víctima al servicio de mis tesis políticas. No quiero en ningún caso que mis testimonios tengan más peso que los de alguien que no sea víctima del terrorismo. Ser víctima no me parece un valor añadido a la hora de tener razón. Es verdad que soy una víctima de ETA, pero no sólo soy una víctima de ETA. Y he querido dejar todo esto muy claro en mi interior para que no sea ETA -o lo que ETA fabricó en mí el 19 de febrero de 2002- la que decida mis perspectivas, ponga mis filtros, genere mis críticas y construya mis pensamientos políticos, mis iniciativas, mis reflexiones…

No me dolió que no estuvieran [representantes de la AVT] en el juicio porque no lo esperaba, pero unos días después alguien me envió una fotografía por Internet de José Alcaraz dándole la mano a Sáenz de Ynestrillas en la puerta de la Audiencia Nacional y entonces, en ese momento, sí me dio pena que prefiriera la compañía de Ynestrillas a la mía.

Estoy convencido de que hay gente dentro del PP que no está de acuerdo con la frase estrella de Mariano Rajoy: ‘El Gobierno Zapatero está traicionando a las víctimas’. Esa es su mayor aportación de la legislatura, su titular, su momento estelar, su hit, su cima más alta, pero ahí se desmontó como político, se convirtió en otra cosa. Se deconstruyó a sí mismo como aspirante a la presidencia de un gobierno. Él ya no vale para eso después de la frase. Le va a perseguir siempre, toda su vida, a no ser que algún día pida perdón por ella.

Todavía no he conseguido que me pregunten qué tal estoy [los dirigentes del PP]. Ni Acebes ni Zaplana. Ni nadie del PP vino a verme al hospital. Nadie. Nadie entró en mi habitación y me dijo: ‘hola, soy Fulanito de Tal, miembro, dirigente o lo que sea del PP…’. Estoy seguro de que tengo la solidaridad del Partido Popular, porque no puede ser de otra manera, pero durante aquellos días nadie me la llevó a la habitación del hospital. Y tampoco he conseguido todavía que Rajoy me pregunte cómo me encuentro. Él, que dice que tiene a las víctimas por bandera.

Anuncios